English | Español

Celo sin conocimiento...

Muchos, sintiendo un celo que no era dictado por el conocimiento, sin duda han enseñado y dicho, en su entusiamo, muchas cosas que detraen del carácter y principios genuinos de la Iglesia.

-  Profeta José Smith

- Enseñanzas del profeta José Smith, p.90.

En nuestra historia reciente, nosotros, como santos de los últimos días, hemos sido celosos en nuestra defensa del matrimonio tradicional, tachando de “falsificación” a cualquier matrimonio que no sea entre un hombre y una mujer.

"Las falsificaciones se asemejan a las cosas auténticas a fin de engañar a quienes están desprevenidos; son una versión truncada de algo bueno, y al igual que el dinero falsificado, no valen nada....

 

El matrimonio entre el hombre y la mujer es ordenado por Dios, pero el matrimonio entre personas del mismo sexo es solo una falsificación; no conduce ni a la posteridad ni a la exaltación. Aunque sus imitaciones engañan a muchas personas, no son reales".

 

Fuente: : Liahona, Abril 2017, "La guerra continúa", por el élder Larry Lawrence

Pero, ¿somos culpables de celo sin conocimiento? En nuestra celosa defensa del matrimonio, ¿estamos hiriendo a otros y a la vez siendo ciegos a nuestra propia historia? Peor aún, ¿somos culpables de pervertir el carácter y los principios genuinos de la Iglesia tal como fueron introducidos y enseñados por el profeta José Smith?

¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Mateo 7:5

La "viga" en nuestro ojo...

Comenzando en la década de 1830, el profeta José Smith inició su práctica del matrimonio plural en forma secreta, casándose por lo menos con otras 33 mujeres y jovencitas antes de morir en 1844. En 1843, se escribió finalmente la revelación sobre el matrimonio plural y se registró en lo que hoy conocemos como Doctrina y Convenios sección 132, una escritura SUD canonizada que tiene uso vigente.

¿Es el matrimonio plural un requisito para la exaltación?

Tenemos una abundancia de declaraciones hechas por apóstoles y profetas de la Iglesia de esa época que indican que el matrimonio plural era más que un principio provisorio que debían practicar los primeros santos. Aquí presento algunas…

William Clayton (amanuense de José) escribió:

 
"Tras registrarse la revelación sobre el matrimonio celestial, José siguió dando sus instrucciones sobre la doctrina en forma privada, a mí y a otros, y durante el último año de su vida apenas tuvimos la oportunidad de estar solos, pero habló sobre el tema y explicó la doctrina y los principios relacionados con ella.

 

De él aprendí que la doctrina del matrimonio plural y celestial es la doctrina más santa y sagrada jamás revelada al hombre sobre la tierra, y que sin la obediencia a ese principio no hay hombre que pueda obtener la plenitud de la exaltación en el reino celestial".

 

 Fuente: Journal of Discourses Volume 21, Discourse 02

Joseph F. Smith declaró:

 

"Algunas personas han supuesto que la doctrina del matrimonio plural era una especie de superfluidad o algo no esencial para la salvación o exaltación de la humanidad. En otras palabras, algunos de los santos han dicho y creen que un hombre con una mujer sellada a él por la autoridad del Sacerdocio por tiempo y eternidad, recibirá una exaltación tan grande y gloriosa, si es fiel, como posiblemente podría con más de una [esposa]. Quiero expresar aquí mi protesta solemne contra esta idea, porque yo sé que es falsa."

 

Fuente: Journal of Discourses Volume 20, Discourse 04

El profeta Brigham Young valientemente declaró:

 

“Los únicos hombres que llegarán a ser Dioses —a saber, los Hijos de Dios— son los que entran en la poligamia”.

 

Fuente: Journal of Discourses 11:269

Como el matrimonio del mismo sexo es en la actualidad, el matrimonio monógamo heterosexual una vez fue….

Los profetas y apóstoles SUD no solo proclamaron que el matrimonio plural era necesario para la exaltación sino que también enseñaron que la monogamia era un “mal social” y el “cimiento de la prostitución” y que ella (la monogamia) no formaba “parte del orden de los cielos”.

Primeras declaraciones proféticas y apostólicas acerca de la monogamia:

"No queremos que ellos fuercen sobre nosotros esa institución de monogamia llamada maldad social. No queremos sobre nosotros su mezquindad, junto con sus feticidios e infanticidios".

 

-Presidente John Taylor

 

Fuente: October 1879 General Conference  (énfasis añadido)

“Esta ley de monogamia, o el sistema monogámico, echó los cimientos de la prostitución y los males y enfermedades de naturaleza y carácter más repugnantes bajo los cuales gime el cristianismo moderno...".

 

-Apóstol Orson Pratt

 

Fuente: Journal of Discourses, Vol. 13, p. 195  (énfasis añadido)

La monogamia —la restricción impuesta por la ley de tener una sola esposa— no forma parte del orden de los cielos entre los hombres. Este sistema fue iniciado por los fundadores del Imperio Romano… ¿Por qué creemos en la poligamia y la practicamos? Porque el Señor la introdujo a sus siervos en una revelación dada a José Smith, y los siervos del Señor siempre la han practicado”.

 

Fuente: Deseret News, August 6, 1862, p. 1, column 4 (énfasis añadido)

“… si un hombre no tiene el derecho divino de casarse con dos o más esposas en este mundo, entonces el matrimonio por la eternidad no es verdadero; y toda vuestra fe es en vano, y todas las ordenanzas y poderes selladores pertenecientes a los matrimonios por la eternidad son en vano, sin valor, buenos para nada; porque tan cierto como uno es verdadero, el otro debe también serlo. Amén”.

 

- Apóstol Orson Pratt

 

Fuente: Journal of Discourses, vol. 21, p. 296

“Quienes conocen de historia mundial, no ignoran que la poligamia siempre ha sido la regla general y la monogamia la excepción. Desde la fundación del imperio romano ha prevalecido la monogamia en forma más extensiva que en los períodos precedentes a ésta. Los fundadores de ese imperio antiguo fueron ladrones, así también las mujeres, y dictaron leyes para favorecer la monogamia debido a la escasez de mujeres entre ellos, y por eso existe este sistema de monogamia que ahora prevalece en todo el cristianismo, y que ha sido fuente fructífera de prostitución en todas las ciudades monógamas cristianas del viejo y nuevo mundo, hasta que la podredumbre y descomposición lleguen a las raíces de sus instituciones nacionales y religiosas”.

 

- Profeta Brigham Young

 

Fuente: Journal of Discourses, Vol. 11, pp. 127-128 (énfasis añadido)

“El matrimonio celestial es para la plenitud de la gloria de Dios. Es la gloria de coronación. Un hombre no tiene derecho a una esposa hasta que es digno de dos… No existe disposición alguna para quienes han tenido la chance y la oportunidad y han ignorado esa ley. Los hombres que desprecian esa ley están en la misma situación que si quebraran cualquier otra ley. Son transgresores”.

 

- Apóstol Francis M. Lyman

 

Fuente: Citado en Van Wagoner, Mormon Polygamy, p. 97

“Son una raza de hombres pobres, de mente estrecha y estrangulada, los que se encadenan a la ley de la monogamia y viven todos sus días bajo el dominio de una sola esposa. Deberían avergonzarse de semejante conducta, y del canal aún más infame que fluye de sus prácticas; y no es de extrañar que envidien a quienes comprenden mejor las relaciones sociales”.

 

- Apóstol George Albert Smith

 

Fuente: Journal of Discourses, Vol. 3-4, p. 291  (énfasis añadido)

En 1890, bajo la inmensa presión del gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica, el presidente Willford Woodruff transigió y pronunció el fin de la poligamia en un esfuerzo para salvar la Iglesia.

Pero a pesar de la renuncia pública del matrimonio plural, los líderes de la Iglesia continuaron autorizando matrimonios plurales secretos por otros 14 años.

¿Regresará algún día la doctrina del matrimonio plural?

Durante una reunión conjunta de La Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce celebrada el 2 de abril de 1891, el presidente Woodruff profetizó que:

el principio del matrimonio plural será restaurado en el futuro a esta iglesia, pero cómo o cuándo no sabría decirlo.

Lorenzo Snow reafirmó esta creencia de que el principio sería restaurado al dar este consejo a Brigham Young, hijo:“Dios ha quitado este privilegio de entre el pueblo, y hasta que lo restaure, no consentiré que hombre alguno tome una esposa plural”.

 

 

Fuente: Citado en Van Wagoner, Mormon Plygamy, p. 158

¿Podemos soltar nuestras piedras?

Dadas las creencias cambiantes de nuestra propia iglesia sobre cuál tipo de matrimonio es el correcto a la vista de Dios, tal vez debamos refrenarnos de acusar a otros de tener un matrimonio “falso”. No hace mucho tiempo atrás los profetas y apóstoles SUD acusaron a las parejas de matrimonios monógamos heterosexuales de participar en la “maldad social”, caracterizándolo como forma inferior de matrimonio.

 

Sea cual fuere nuestra creencia sobre lo que es justo o no ante la vista de Dios, ¿qué propósito cumple llamar falsificación al matrimonio o el amor de los demás? Élder Larry Lawrence: ¿por qué siente la necesidad de llamar sin valor el matrimonio de alguien más o equipararlo con algo oscuro? A menos que usted mismo sea sin pecado, suelte la piedra, élder Lawrence.

Un último punto...

Una vez que haya soltado su piedra, élder Lawrence, ¿podría hacerme un favor?¿Podría encontrar a un hombre, mujer o joven gay y usar su propia espalda para protegerlos de las piedras que les están lanzando?

 

Si no sabe dónde encontrarlos, hágamelo saber. Conozco unos cuantos personalmente. Muchos de ellos están cansados y heridos, sus cuerpos cubiertos de cicatrices por los años de piedras verbales que les han tirado los líderes religiosos como usted.

 

No tiene que estar de acuerdo con su estilo de vida o condonarlo, pero, ¿estaría deseoso de retener su juicio, cruzar la calle en su encuentro y ofrecerse a vendar las heridas que usted y otros les han infligido?

 

El buen samaritano, Lucas 10:30

Nota/invitación personal para el élder Lawrence

En el poco probable caso de que usted vea este sitio de Internet y desee realmente conversar conmigo, no le será muy difícil encontrarme. Soy miembro del Barrio Baldwin Park de la Estaca Settler’s Park en Meridian, Idaho. Reúnase con mi obispo, él probablemente sabrá sobre quien usted habla. Sentémonos a conversar, no a discutir, sino a conversar.